Seguramente alguna vez te habras preguntado por que cada cuatro años hay uno bisiesto, cual es el origen de esta costumbre, y la explicacion para que asi suceda... Ademas, el origen del termino bisiesto tambien es muy curioso y sorprendente. Si quieres saber todo esto y un poco mas... solo tienes que seguir leyendo... Y es que los años bisiestos surgieron en el 45 antes de nuestra era, cuando el emperador romano Julio César creo un calendario que pretendía corregir la diferencia de casi seis horas existente entre la duración real del año civil de 365 días, y el denominado año trópico o solar, referido al tiempo que demora la Tierra en dar una vuelta completa alrededor del Sol (365 dias, 5 horas y 56 minutos). También se proponía ordenar los diferentes sistemas existentes de medición del tiempo .

Para superar esa irregularidad, el soberano buscó la asesoría de un astrónomo nombrado Sosígenes, quien sugirió añadir al calendario Juliano un día adicional cada cuatro años en febrero. Pese a la modificación, el calendario tampoco quedó en orden, pues en la práctica el Juliano era 11 minutos y 14 segundos más largo que el año trópico.

Al pasar los siglos empezaron los problemas al desplazarse cada vez más el comienzo de la primavera en el año calendario, con respecto al año astronómico. Así por ejemplo, en 1582 el equinoccio de primavera en el hemisferio norte ocurrió el 11 de marzo y no el 21, como suele suceder.

Ello motivó que el Papa Gregorio XIII, asesorado por el astrónomo Klavius, decidiera ese propio año reformar de forma brusca el calendario para lo cual eliminó de un golpe diez días del décimo mes, al disponer que después del 4, el día 5 de octubre se contara como el 15. Gracias a ese procedimiento al año siguiente el inicio de la primavera volvió a coincidir con la fecha prevista, al igual que el resto de las estaciones y celebraciones religiosas.

Para evitar futuras irregularidades, el Papa eliminó también tres años bisiestos cada cuatrocientos años del nuevo calendario gregoriano y estableció la regla, todavía vigente, de que solo serían bisiestos aquellos divisibles entre cuatro, excepto los últimos de cada siglo, los cuales solo alcanzarían esa condición si eran divisibles entre 400. Ello explica que no fueran bisiestos 1700, 1800 y 1900, y sí el 1600 y el 2000.

Quizás dentro de miles de años se hará un nuevo reajuste, pues todavía existe una diferencia de 26 segundos entre el tiempo empleado por la Tierra en dar la vuelta completa en torno al Sol, y la duración exacta del calendario gregoriano... aunque eso... no lo veremos.

Pero si todo esto resulta curioso, no lo es menos el origen del termino bisiesto para designar estos años... Para conocerlo, tenemos que remontarnos a la antigua Roma, en los tiempos de Julio Cesar. Por aquel entonces, el primer dia de cada mes se llamaba calendas, el septimo eran las nonas, y el decimoquinto eran los idus. En lugar de decir 28 de febrero, decian primum dies ante calendas martias (primer dia antes de las calendas de marzo). El 27 de febrero era el secundum dies ante calendas martias (segundo dia antes de las calendas de marzo), y asi sucesivamente.

Para introducir la novedad del año bisiesto, se intercalo un dia entre el sexto y el quinto dia antes de las calendas, es decir, entre lo que es el 23 y el 24 de febrero. Este dia paso a denominarse bis sextus dies ante calendas martias (segundo dia sexto antes de las calendas de marzo), y el año que lo contenia se paso a llamar bissextus. De ahi lo de bisiesto, que es como hoy lo conocemos.

Espero que la informacion te haya resultado interesante, y ya sepas un poco mas sobre el origen de los bisiestos y por que se llaman asi... muchas gracias por tu visita... y por tu solidaridad, que espero se repita a diario, y no solo cada cuatro años.

Quizas Tambien le interese.....
ADIOS AL TANGA Y AL TRIKINI... LLEGA EL QUADRANGA
Un artista que pinta con el pene opta a un importante premio
Un anciano gana el premio mayor de la lotería pero se percata demasiado tarde

Tags

0 comentarios:

Loading...

¡CHAT!


Get your own Chat Box! Go Large!