La cisne 'Petra', enamorada de un patinete acuático con forma de congénere, regresó hoy con su amado al lago Aasee de Münster, en el que se conocieron la primavera pasada, tras pasar juntos el invierno en el zoo de esa ciudad alemana.'Petra', a quien hasta su llegada al zoo se conocía popularmente como 'Pedro el negro', por su color, lleva meses nadando alrededor del patinete biplaza, acariciándole con el pico y durmiendo debajo de él, en un hueco de su estructura.Con la llegada del invierno en el hemisferio septentrional, 'Petra' se negó a emigrar hacia el sur, como hacen la mayoría de los de su especie, y siguió chapoteando junto a su amado.

La compañía dueña del patinete decidió retirarlo del lago para guardarlo en tierra firme, pero la insistencia de 'Petra' en permanecer junto al objeto de su pasión llevó a adoptar otra medida: trasladar a ambos al zoo de Münster.La pareja llegó en noviembre a este parque zoológico, donde se instalaron en la misma charca, junto a otros cisnes africanos.Las autoridades del centro, que descubrieron que el enamoradizo animal no era 'Pedro', sino 'Petra', esperaban que, al entrar en contacto con nuevos ejemplares de su especie, rompería su relación y se emparejaría con un anátido de carne y hueso.

Sin embargo, el resto de la comunidad de cisnes la atacó, lo cual dejó a 'Petra' el único consuelo de su novio de plástico, con el cual siguió como siempre, nadando a menos de tres metros y durmiendo con él. Incluso cuando tuvo que someterse a una operación en una pata, fue necesario que su amado la acompañara hasta la caseta de los pelícanos donde pasó su convalecencia. Pero el buen tiempo se acerca y los dueños del 'Cisne blanco' -como se conoce ya coloquialmente al patinete, en contraste con la negrura de las plumas de 'Petra'- quieren que vuelva a ofrecer sus servicios de paseo a los visitantes del lago Aasee. Así pues, el animal y el objeto de su adoración regresaron hoy al lugar donde surgió su extraordinario idilio, que ha cautivado a Alemania y apunta con convertirse en principal atracción de la temporada en el Aasee, al que podría rebautizarse, con permiso de Tchaikovsky, como 'el lago de los cisnes enamorados de patinetes'.

'Petra' fue desplazada hasta el lugar donde sucumbió a las flechas de Cupido en una barcaza a motor que, por supuesto, remolcaba al patinete con forma de cisne. Nada más ser depositada en el agua, la palmípeda nadó hacia su amado, al que llegó a perseguir durante más de un kilómetro cuando unos turistas montaron en él para recorrer el lago. La historia de amor de la pareja de cisnes más famosa de Alemania ha reportado sustanciosos ingresos al zoo de Münster y 'Petra' ha convertido a su adorado en protagonista de tazas de café y cuentos para niños.

0 comentarios:

Loading...

¡CHAT!


Get your own Chat Box! Go Large!